jueves, 11 de septiembre de 2014

Danzas gitanas: la danza zíngara rusa


Con Zinué Tribu, bailando Gypsy Fusion. Ibiza (foto: Jaimazen)


Nereida vuelve a danzar despacio en el sopor veraniego del mediodía después de su largo viaje por carretera al corazón de Europa. Ahí en la capital del sur de Bohemia, Ceske Budejovice, tuve la suerte de recibir una clase de Danza Gitana Rusa impartida por Olga Warda.

La danza gitana rusa se caracteriza sobretodo porque está centrada en los pies y los brazos y no hay movimientos pélvicos como en la mayoría de estilos de la danza oriental. Warda me explicaba que se adaptó a los escenarios cogiendo elementos del folclore ruso. Es típico de esta danza la improvisación y los cambios de ritmo en un mismo tiempo, aspectos que le otorgan una gran frescura y libertad. Y, como toda danza gitana, es de una gran expresividad. No hay punto medio, se pasa de la profunda tristeza a la mayor alegría del mundo en un instante. La música va ascendiendo hasta llegar a un clímax maravilloso donde la bailarina desparrama todo su poderío entre golpes de falda y rápidos saltos de pies y giros. 

El vestuario consiste en una falda de gran vuelo, un top con amplios volantes en las mangas y un mantón con el que se amplía la gama de movimientos de brazos. Los colores son muy vivos y los estampado casi siempre son de motivos florales o topos. 



Para una muestra del baile, esta preciosa coreografía de la profesora Warda: